Hace más de un año solo tenía cuatro ratas blancas. Ahora cría a más de cincuenta de ellas.Controlar los movimientos de un animal usando nuestro pensamiento al parecer ya es posible, teniendo en cuenta un sorprendente experimento llevado a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.


Un equipo de este centro asegura haber desarrollado una interfaz de comunicación directa cerebro a cerebro, que le permitió a un ser humano controlar los movimientos de la cola de una rata viva.


El sistema utiliza escáneres de resonancia magnética (fMRI), la misma tecnología empleada para “leer” la mente de los enfermos inconscientes o para elaborar videojuegos controlados por la mente del jugador