granos de arenaCientíficos estadounidenses encontraron granos de arena en meteoritos, algo que puede aportar información sobre las estrellas más antiguas del universo. Observando las motas de polvo que llegaron a la Tierra en los meteoritos, los científicos pueden estudiar estrellas que se apagaron mucho antes de que se formara nuestro sistema solar. Esta técnica para el estudio de las estrellas a veces llamada ‘astronomía de laboratorio’, da a los científicos información que no puede obtenerse por las técnicas tradicionales de la astronomía, como las observaciones de telescopio o la generación de modelos informáticos.


Ahora los científicos de la Universidad de Washington en San Luis, con el apoyo del Centro de McDonnell para las Ciencias Espaciales, han encontrado dos pequeños granos de sílice (SiO2, el componente más común de la arena) en los meteoritos rimitivos. Este descubrimiento es sorprendente porque el sílice no es uno de los minerales que se espera encontrar condensado en atmósferas estelares. El elemento fue denominado ‘condensado mítico’.


Los granos parecen haber llegado de una supernova de colapso de núcleo, una estrella masiva que explotó al final de su vida. Aunque los granos fueron encontrados en meteoritos de dos cuerpos de diferente origen, tienen una composición isotópica similar, que permite a los científicos asumir que pueden provenir de una sola supernova, tal vez de una cuya explosión provocó la formación del sistema solar, según el informe que se publicará en la revista ‘Astrophysical Journal Letters’ en mayo. El resumen del estudio también aparecerá ese mismo mes en la revista ‘Science’.