bangladeshAl menos 50 personas fueron encontradas con vida entre los escombros de una fábrica textil que se derrumbó el miércoles cerca de la capital de Bangladesh, Daca, según informó el servicio de bomberos del lugar. Los sobrevivientes fueron encontrado en el interior de una cavidad después de que trabajadores de rescate cavaran un túnel a través de los escombros de lo que había sido el tercer piso del edificio. Los equipos de rescate se demorarán varias horas antes de poder llegar hasta donde están los sobrevivientes.


En la mañana del viernes 60 personas habían sido rescatadas con vida de entre los escombros y llevadas al hospital, de acuerdo con la agencia nacional de noticias Bangladesh Sangstha (BSS), según reportes de la policía. Pero se teme que cientos de personas siguen atrapadas entre los escombros. El colapso del edificio de ocho pisos ocurrió este miércoles. El lugar albergaba fábricas de textiles, en las cuales se exigió a los trabajadores presentarse a pesar de que aparecieron grietas un día antes del colapso, lo cual ha provocado la ira en Bangladesh por los estándares de seguridad que se aplican en la industria de la construcción en el país.


Miles de personas han tomado las calles de Daca para protestar por los problemas de seguridad. Funcionarios que coordinan la operación de rescate han dicho que los esfuerzos para encontrar sobrevivientes entre la montaña de placas de concreto y metal doblado continuarán hasta el sábado por la mañana, es decir, 72 horas después de que el edificio se derrumbó. Luego de eso se usará equipo pesado para recuperar los restos de las víctimas.


Hasta ahora, más de 2.300 personas han sido rescatadas de entre los escombros y la cifra de muertos va en más de 300. Las autoridades han dicho que no saben qué causó el colapso en el suburbio de Savar, en Daca, ni cuánta gente permanece entre los escombros. El edificio albergaba varias fábricas de textiles, que se cree que empleaban a 2.500 personas, un banco y un centro comercial.


A diferencia de los empleados de las fábricas, a los trabajadores del banco se les dijo que no fueran a trabajar el miércoles debido a las grietas en la estructura. Las tiendas en el centro comercial estaban cerradas debido a una huelga. El primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, llamó el jueves a que los responsables de la catástrofe sean castigados.