sexo-en-parejaPor cada cien orgasmos al año que tenga un hombre disminuirá su riesgo de muerte en un 36%. Epidemiólogos de la Universidad de Bristol llegaron a esta conclusión. Tener sexo regularmente reduce la mortalidad, según muestra el estudio. Los investigadores británicos basan sus argumentos en datos procedentes del Estudio Caerphilly en el que cerca de mil hombres fueron monitorizados durante diez años. El Estudio Caerphilly se inició a principios de los 80. Los hombres que participaron tenían entre 45 y 60 años al inicio del estudio.


Los investigadores estaban interesados en saber si existía una relación entre la actividad sexual y la salud, así que preguntaron a los hombres por su número de orgasmos. Esta cifra es un buen indicador de la actividad sexual masculina, según mostraron estudios previos. Los investigadores distinguieron tres niveles: menos de un orgasmo al mes era “bajo”, dos orgasmos por semana o más era “alto”, con una categoría “medio” entre ambos. La tabla inferior muestra la relación entre el número de orgasmos y la muerte. Los hombre tenían menos orgasmos conforme su edad aumentaba.


Podía darse el caso de que los hombres que alcanzaban el clímax con menos frecuencia fuera debido a un estilo de vida menos sano, por ejemplo, que fueran fumadores o tuvieran tensión arterial alta, o simplemente por que fueran más ancianos. Pero cuando los epidemiólogos filtraron estos factores, las relaciones positivas entre el orgasmo y la longevidad, permanecieron. La tasa de mortalidad de los hombres que tenían orgasmos dos o más veces por semana era la mitad que la de los hombres que alcanzaban el clímax menos de una vez al mes.


En base a estos resultados, los científicos británicos fueron capaces de calcular que un incremento de 100 orgasmos anuales reducía las posibilidades de morir de los hombres en un 36%. Y llegaron a la conclusión de que la actividad sexual parece tener un efecto protector sobre la salud de los hombres.