juventudEl Día Internacional del Trabajo encuentra a la juventud dominicana con una tasa de desocupación ampliada de 31.2%, muy por encima del promedio de la región Caribe, que se ubica en 14.6%, conforme datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Banco Central.


Para el presidente de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical (CNUS), Rafael Abreu, la cifra es más que preocupante si se toma en cuenta que la juventud sin oportunidades laborales ni educación es presa fácil de los que buscan incluir a más personas en actos delictivos. La tasa de desocupación juvenil ampliada comprende a las personas en edades de 15-24 años.


Los resultados del mercado trabajo en República Dominicana plantean también grandes retos para la administración de Danilo Medina, cuya meta de generar 400,000 nuevos empleos en este período tiene de frente la crisis que padece la mayoría de los países de la zona euro y la consecuencia que tiene en el turismo y las exportaciones de bienes.


Los datos que arrojó la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo, realizada en octubre de 2012, tampoco son halagüeños, pues revelan un incremento de 1.1 punto porcentual en la tasa de desocupación ampliada (TDA), al pasar de 5.9% en abril a 7% en octubre, explicado principalmente por una reducción de empleados en el sector agropecuario al momento del levantamiento de la encuesta, por los daños ocasionados por el paso de las tormentas Isaac y Sandy. Otro factor que explica el mayor nivel de desempleo fue el aumento de las expectativas de integración al mercado de trabajo, debido a los nuevos programas de fortalecimiento de las medianas y pequeñas empresas, y al sector agrícola, entre otros.


Al paso que van las ejecutorias del gobierno, según Abreu, será muy difícil alcanzar la meta de creación de empleos en este cuatrienio. “Es lamentable que no podamos celebrar la creación de nuevos empleos y que lo que veamos es un retroceso en estos planes. El Estado y el sector privado deben integrarse en un plan ampliado de creación de puestos de trabajo de calidad y no dejárselo todo a la informalidad”, apunta el presidente del CNUS.


Según el Banco Central, la tasa de desempleo juvenil (no ampliada), pasó de abril a octubre del 2012 de 13.4% a 15.8%, alcanzando un incremento de 2.4 puntos porcentuales, lo cual, según la entidad, es coherente con el informe publicado por la OIT en septiembre del 2012: “Panorama mundial del empleo: perspectivas poco prometedoras para los jóvenes en el mercado laboral”, donde estima el desempleo juvenil para 2012 en 14.6% para América Latina y en 17.5% en las economías desarrolladas. El informe resalta la mayor vulnerabilidad de este segmento de la población ante la crisis internacional que se refleja en las economías emergentes. En este informe se evidencia que la tasa de desempleo abierta juvenil es una problemática generalizada a nivel mundial.


UN PACTO POR UN EMPLEO DE CALIDAD


En los próximos días habrá de iniciarse el proceso de discusión por un aumento de salario, el cual, según la Ley Laboral, debe revisarse cada dos años . La Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH) se pronunció en favor de un pacto por el empleo, focalizado en mejorar el salario real de los trabajadores con la participación conjunta del sector privado como del Estado.


El presidente de la entidad, Víctor Castro, dijo que mientras la empresa trata de mejorar la productividad y contribuir con la formación de los trabajadores, el Estado debe crear las condiciones, a través del mejoramiento de los servicios públicos, para que los asalariados incrementen su poder de compra. El dirigente empresarial consideró inconcebible que “una alta porción de los ingresos de los empleados se vaya por las cañerías de un transporte público costoso y malo; de un servicio eléctrico incosteable y deficiente, una educación privada onerosa en términos tarifarios, una asistencia en salud que no puede ser más precaria y una seguridad pública inexistente” .


Para que un pacto por el empleo tenga sentido, sostiene, debe ir más allá de los arreglos colectivos entre patronos y trabajadores e involucrar de manera determinante a las políticas públicas dirigidas a incrementar la calidad de vida de la gente, sostuvo el presidente de la AEIH . Castro dijo que mientras no se impulsen soluciones integrales para mejorar los ingresos reales, “seguiremos envueltos en salidas coyunturales que mejoran momentáneamente el poder adquisitivo, pero que en corto tiempo termina degradándose por las fallas del mismo .