apagones2¿Se le descargó el inversor? ¿La nevera tiene todo descongelado? ¿Se le dañaron las carnes y los vegetales? ¿El calor no lo dejó dormir anoche? ¿Sus calles estaban a oscuras y no podía salir a tomar aire por la inseguridad? ¿El delivery del colmado no llegó porque estaba muy oscuro? ¿No le subió el agua a su apartamento? ¿Se vio obligado a buscar una cubeta de agua para bañarse? ¿Se levantó con el cuerpo pegajoso? Si al menos una de sus respuestas es positiva a una de estas preguntas, entonces usted es víctima de la crisis de apagones que afecta al país.


Los cortes en el servicio de electricidad (apagones) han vuelto a ocupar los días de la mayoría de los circuitos, incluyendo aquellos que por sus niveles de pérdida están clasificados A. La salida programada de San Felipe, que aporta 180 megavatios al sistema, ha empeorado la situación con interrupciones que superan las 10 y 12 horas en muchos sectores del Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo (Girasoles, Herrera, Los Alcarrizos, Herrera, Los Hidalgos, Los Ángeles, Los Ríos, Arroyo Hondo, Villa Francisca, Capotillo y otras zonas).


El reporte de media tarde de ayer del Organismo Coordinador del Sistema Eléctrico (OC) establece que al menos 13 unidades están fuera de línea de manera parcial o total, incluyendo Itabo I y II.


Las únicas plantas o unidades que están en línea de manera total son AES Andrés, Los Mina 6, Estrella del Mar, Pimentel 1, 2 y 3, así como el parque eólico Los Cocos (1 y 2) y Los Orígenes. El sistema disponía de apenas 650 megavatios efectivos en línea la tarde de ayer, lo que ubicaba el déficit en más de 1,200 megavatios de una demanda estimada sobre los 1,900 megavatios. La crisis en el suministro es lo más cercano a un apagón casi general.


En medio de la crisis del suministro, la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales abrió el proceso para los interesados en instalar plantas de generación a carbón o gas natural.


El último reporte de la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) establece que la deuda con el sector supera los US$700 millones, mientras los generadores reclaman al gobierno ponerse al día en los compromisos financieros.