cariciasUna de las formas más simples que tenemos para expresar nuestros sentimientos es mediante las caricias. Sin duda, son capaces de unir a la pareja y forman parte de un lenguaje íntimo que sólo los enamorados entienden, el que muchas veces constituye el ingrediente que permite que nos sintamos cómodas en una relación. Las caricias no sólo se enmarcan en el ámbito sexual, lugar donde son clave para no cometer errores. También, es posible atribuirle un significado a la forma en que nuestro hombre nos toma la mano, nos mira, acaricia nuestro rostro o nos abraza en público.


Es así como debemos aprender que las caricias hablan y que muchas veces son capaces de expresar nuestros sentimientos mejor que las palabras. Un abrazo dado en el momento justo resume de mejor manera nuestros sentimientos, razón por lo cual es muy importante saber acariciar y dejarse acariciar. Para saber hacia dónde va tu relación es clave que conozcas algunos de los significados más comunes, de lo contrario puedes estar viviendo en una mentira y al poco tiempo te podrías dar cuenta de que tu pareja no estaba igual de comprometida que tú. Lee la lista a continuación y descifra el secreto de las caricias que tu pareja te da. Quién sabe, puedes descubrir que te quiere más de lo que imaginas y que su único problema es que no sabe cómo decírtelo.


-Caricias en el rostro, especialmente en las mejillas. Si tu hombre acostumbra hacerte cariño en las mejillas o el resto de tu cara, puedes estar tranquila. Es una buena señal del amor que siente por ti. Esta caricia se da en mayor medida en parejas estables.


-Cariño en la rodilla o el muslo. Por lo general, esta caricia la damos en lugares públicos y por debajo de una mesa, lo que muchas veces da pie a un juego sexual. ¿Quién no ha sido ‘víctima’ de un cariñoso apretón en la pierna por parte de nuestra pareja, al que respondemos con una insinuante mirada? Si él acostumbra acariciar tu pierna o tu rodilla cuando están en reuniones con amigos, lo que realmente busca es llamar tu atención y de paso conseguir un poco de acción más tarde.


-Jugar con tu pelo. Si él acostumbra a pasarte la mano por el cabello, denota la ternura que le provocas. Mejor aún, si lo hace en público es una señal positiva de que es capaz de expresar sus sentimientos y que no le importa lo que diga el resto.


-La forma en que toma tu mano. A las parejas enamoradas les gusta que el resto sepa lo felices que son y la mejor manera de dar a conocer sus sentimientos es tomándose de la mano mientras caminan. Si acostumbran entrecruzar los dedos, significa que hay mucha pasión entre ambos y que la relación tiene sólidas bases. Asimismo, si tu hombre cubre tu mano con la suya puedes estar tranquila, ya que es una señal de que lo único que quiere es protegerte. Por el contrario, si no acostumbra a tomarte la mano de seguro no está igual de comprometido que tú. Sin embargo, debes tener ojo y no tomar decisiones apresuradas, ya que puede que tu hombre sólo sea tímido.


-Perderse en tu mirada. No es una caricia propiamente tal, pero forma parte del lenguaje corporal que, como dijimos, es capaz de comunicar lo que mil palabras no pueden decir. Las mujeres odiamos cuando nuestro hombre nos habla sin mirarnos a los ojos. Lo anterior puede dejar en evidencia su timidez o simplemente que no tiene interés en ti. Por el contrario, si notas que cada vez que le diriges la palabra te mira directamente a los ojos o mejor aún, puede estar horas mirándote a los ojos sin pronunciar palabra alguna, de seguro se derrite por ti.


-Besarte sin que haya contacto físico de ningún tipo. ¡Ojo! Puede ser una señal de que tu hombre no va por el mismo camino que tú. Si mientras te besa sientes como si le estuvieras dando un beso al aire, porque no hay ningún tipo de contacto físico, es hora de hacer un alto y analizar tu relación, ya que tu pareja definitivamente tiene la cabeza puesta en otro lado. Por el contrario, si ahueca sus manos para acariciar tu rostro antes de besarte quédate tranquila, ya que significa que es capaz de olvidarse del resto y que lo único que le importa en ese minuto es estar contigo.


No obstante, debes tener cuidado, porque en la vida no todo es blanco o negro. Tu pareja puede tener preocupaciones que le impiden darte toda la atención que mereces. Si notas que sus caricias no son las mismas que antes, pregúntale si tiene algún problema. De seguro se abrirá contigo, entenderá lo mucho que le importas y sus caricias volverán a ser las mismas que antes.