caracolesUna de las especies invasoras más destructivas sigue avanzando en forma implacable en Florida, Estados Unidos. Más de 1.000 caracoles gigantes son capturados cada semana en el condado de Miami-Dade y un total de 117.000 han sido recogidos desde que el primero fuera detectado en setiembre de 2011, señaló Denise Feiber, vocera del Departamento de Agricultura de Florida.


Las autoridades han pedido a los residentes del sur de Florida que notifiquen cualquier aparición en su barrio del caracol, que puede llegar al tamaño de una rata y tiene un apetito voraz, consumiendo más de 500 especies de plantas. Los caracoles se reproducen a una velocidad vertiginosa, produciendo hasta 1.200 huevos por año, e incluso dañan materiales de construcción como el plástico y el yeso.


El caracol gigante es común en África y no es novedad en Miami, donde apareció a fines de los años 60 y fue erradicado luego de una campaña de diez años. De acuerdo a informes en la prensa local, las autoridades no saben exactamente cómo comenzó la plaga. Pero algunos reportes indican que a finales de la década del 60 algunos caracoles llegaron a Miami con un joven que viajó a África y los crió como animales domésticos, hasta que su abuela se cansó y los dejó sueltos en el jardín de su casa.