embarazoLa Autoridad para la Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido sopesa reconocer jurídicamente y de forma separada a la madre ovular y la madre mitocondrial en los casos en los que en la fecundación in vitro hayan participado dos mujeres.


La iniciativa significa que algunos de los niños engendrados en probeta contarían oficialmente con tres progenitores: un padre y dos madres. Ambas mujeres tendrían el derecho a la maternidad, sostienen algunos expertos, con referencia a los cada vez más frecuentes casos de aplicación de métodos especiales de bioingeniería para evitar la transmisión al feto de distintos defectos genéticos.


Uno de cada 200 bebés nace con las denominadas enfermedades mitocondriales, que se originan en la base genética presente fuera de los cromosomas. Una mitocondria dañada puede provocar diferentes tipos de problemas, como casos de diabetes, debilidad muscular crónica, ceguera, encefalopatía, insuficiencia cardiaca o incluso la muerte en el parto.


El material genético del que se construyen las mitocondrias del feto siempre se hereda de las madres: tanto en la naturaleza, como en la práctica convencional de la fecundación in vitro. Precisamente estos componentes son los que se quieren reemplazar en las tecnologías más modernas, introduciendo en el ovocito o en el embrión fecundado el sustituto sano donado por otra mujer.