Científicos canadienses de la Universidad de Toronto publican por primera vez, en la revista ‘Nature’, la descripción completa del gusano en forma de pene considerado un “eslabón perdido” de la cadena evolutiva de los animales de cuerpos blandos.


La extraña criatura parecida a algunas especies de gusanos actuales, fue hallada por primera vez en las lutitas de Burgess del Parque Nacional Yoho, en las Montañas Rocosas canadienses, a principios del siglo XX. En el año 1911, el animal fue clasificado como un gusano priapúlido, pero su procedencia no logró ser definida.


Ahora los investigadores que estudian los fósiles de 505 millones de años de edad, por primera vez dan una visión detallada de la vida de este animal hasta ahora desconocido.


La criatura fue denominada Spartobranchus tenuis, tenía un cuerpo flexible con un apéndice tubular corto situado en la cabeza, un collar y un estrecho y largo tronco. El espécimen más largo medía 10 centímetros.