imagen-menorLe ofrecieron a la madre 10 mil dólares para que abortara pero esta se negó.


Una gran polémica se generó en Estados Unidos, luego que una pareja decidiera seguir un tratamiento de alquiler de vientre, sin embargo luego de una ecografía en la que se revelaron malformaciones del bebé le pidieron a la madre que abortara a la pequeña.


Crystal Kelley es una joven que decidió alquilar su vientre por 2.222 dólares al mes, y todo iba sin ningún problema hasta aquella ecografía que demostró que la bebé sufría de anomalías graves y ante el temor que no pudiera llevar una vida normal le pidieron que detuviese el embarazo.


Según informó CNN en español la pareja le ofreció 10 mil dólares extra a Kelley para que abortara, sin embargo la joven se negó a interrumpir el embarazo por razones religiosas y morales. Luego pidió cinco mil dólares más, cosa que los padres se negaron.


Kelley continuó con el embarazo y dio a luz a una niña que nació con las graves malformaciones físicas que se vieron en la ecografía. La menor fue entregada a una familia adoptiva.