La joven marroquí RubyEl fiscal del llamado «caso Ruby» contra el ex primer ministro Silvio Berlusconi ha asegurado este lunes que en la residencia del entonces presidente del Gobierno en Arcore, cerca de Milán, había «un verdadero sistema de prostitución» organizada, del que la joven marroquí era parte integrante.


Así lo aseguró el fiscal, Antonio Sangermano, durante su intervención sobre «el caso Ruby», que se dilucida en el Tribunal de Milán (norte de Italia).


El fiscal insistió en la existencia de una compleja trama de prostitución, organizado a través de la ayuda de la exconsejera de Lombardía, Nicole Minetti, imputada en el caso junto al representante de famosos Lele Mora y el director de informativos de canal de televisión Rete Quattro (propiedad de Berlusconi), Emilio Fede.


Según Sangermano, hubo remuneraciones a las chicas hospedadas en la residencia de Arcore por parte de Berlusconi a cambio de prestaciones sexuales con pagos en efectivo y promesas de trabajo y puestos en política, tal y como se desprende de las interceptaciones telefónicas.


En cuanto a Lele Mora y Emilo Fede estuvieron disponibles para hacer el trabajo de traficar con sexo de pago a las órdenes de Silvio Berlusconi con el fin de lucrase económicamente, dijo el fiscal.