showimageSANTIAGO.- El Ministerio de Salud Pública dispuso hoy el cierre del matadero municipal de Santiago debido la insalubridad existente en el lugar, donde diariamente sacrificaban animales cuya carne se vendía a la población.


El cierre fue dirigido personalmente por el viceministro de Salud Ambiental, doctor Roberto Berroa, quien estuvo acompañado del procurador de Medio Ambiente de Santiago, Jacinto Mejía y agentes policiales.


Antes del cierre, el cabildo local había sido notificado varias veces para que mejorara las condiciones de higiene del matadero, el cual lleva más 30 años operando en el sector El Ingenio Abajo de esta ciudad.


El vice ministro de Salud dijo que el cierre responde a un plan nacional que busca sanear los mataderos del país con el objetivo de garantizar la calidad de las carnes consumida por la población.


“En Santiago teníamos el mataderos en peores condiciones del país. La carne que se trataba en el lugar corría el riesgo de contaminarse”, expresó.


Sostuvo que a partir de ahora los animales serán sacrificados en los mataderos privados que reúnen las condiciones higiénicas para el tratamiento y manipulación de la carne.


De su lado, el encargado de mantenimiento del Ayuntamiento de Santiago Sigfrido Serulle dijo que en los próximos días se iniciará la reconstrucción y ampliación del matadero para mejorar las condiciones de higiene del lugar.


La insalubridad del viejo matadero se agravó en las últimas semanas por la falta de agua para las labores de limpieza y el deficiente servicio de recogida de los desechos de los animales sacrificados.


Tampoco se disponía de un veterinario permanente para verificar el estado físico de los animales llevados al lugar desde diferentes partes de la región.


A diario eran sacrificadas en el matadero un promedio de 30 reses y 25 cerdos que se vendían a carnicerías, colmadones y diferentes supermercados de Santiago y otras provincias.


Por cada animal sacrificado con más de tres quintales, el ayuntamiento percibe un ingreso de RD $90 y por los animales más pequeños RD $75.


El cierre dicho establecimiento provocó la protesta de decenas de vendedores de reses, ganaderos y otras personas que diariamente llevaban animales al lugar para sacrificarlos y comercializar esa carne.