El ídolo pop juvenil llegó dos horas más tarde a una presentación en Londres.El ídolo juvenil del pop Justin Bieber enfureció a muchos padres al presentarse dos horas tarde en un concierto en Londres.


Mientras el cantante de 19 años hacía esperar a sus jóvenes seguidores, los agitados padres esperaban afuera del lugar del espectáculo, la Arena O2, para recoger a sus hijos.


El evento surgió después de un concierto en Nottingham el pasado sábado, al que Bieber también llegó tarde.


Los seguidores que tuitearon desde el interior del O2 Arena decían que el público comenzó a abuchear una hora antes de que el teen idol canadiense saliera al escenario.


Uno de los seguidores dijo al salir del estadio que, durante la espera, los organizadores “tocaban canción tras canción de Michael Jackson. Era insoportable. Todos teníamos los nervios de punta y entre más tiempo pasaba nos irritábamos más y abucheábamos más”.