Se llama Tonik y es un mezla entre Poddle y Shin Tzu, pero su casi innegable cara de humano lo hizo estar al borde de la muerte.


Así es, porque este can de dos años de edad estuvo a punto de ser sacrificado por su dueños sólo por tener el rostro similar al de una persona.


Tonik alcanzó a ser rescatado y se encuentra en el albergue animal en el estado de Indiana, Estados Unidos, a la espera de una nueva familia que no lo discrimine por su apariencia humanoide.


“Quien quiera adoptar al perro, cuyo origen se desconoce, tiene que pasar a recoger al animal al Homeward Bound Animal Welfare Group”, dijo el representante del grupo de protección animal de la ciudad.