La policía detuvo a un hombre sospechoso para realizar una búsqueda personal (lo que es normal en Brasil si los policías descubren que está tramando algo) durante el mismo, intentó tomar una de las armas de los oficiales y recibió dos disparos en el abdomen. Más tarde, en el hospital, solo pudo explicar que está en Brasil por unos meses, procedente de Siria. Su condición es peligrosa pero estable.