Quizá has visto una película de Transformers, o dos o seis, en los últimos 11 años. (Según Google, ya hay seis películas en la saga). Quizá hasta te gustaron, y soñaste con algún día tener un coche deportivo que se convertía en un robot como los que aparecían en la pantalla grande. Ahora tienes la oportunidad de tener cuatro.



Sin embargo, hay un problema. Los cuatro coches vienen con una licencia que no les permite ser conducidos en la calle. Por lo tanto, adiós a tu sueño de llevar a todos tus amigos en tu coche al próximo estreno de Transformers. Mala suerte.



La empresa de subastas Barrett Jackson subastará cuatro de los coches utilizados en las películas de Transformers en un paquete (en otras palabras, tienes que comprar los cuatro) en Scottsdale, Arizona este mes. Todos los coches son camaros Chevrolet de color negro y amarillo que representaron al robot Bumblebee, que recientemente apareció en una película innecesariamente sexy con su nombre.


El dinero recaudado de la subasta de los camaros será donado a organizaciones benéficas. La persona que gana la subasta recibirá un modelo de 2010 que se utilizó en las primeras dos películas, un modelo de 2010 de la tercera película, un modelo de 2013 de la cuarta película y un modelo de 2016 de la quinta.


Según Barrett-Jackson, la licencia del vehículo nos informa que “ha sido modificado y por lo tanto no cumple los requisitos establecidos por las leyes de vehículos motorizados”. Barrett-Jackson afirma que un vehículo con este tipo de licencia “no se puede conducir en los caminos públicos y solo se puede utilizar para la exposición estática”.