“A mi familia, por favor no peleen tanto y busquen de Dios”, con esas palabras en una carta manuscrita en una hoja de mascota se despidió Kenia Sandoval, la mujer que se quitó la vida ahorcándose en hecho ocurrido en la comunidad de Jagüey del municipio de Baitoa en Santiago.


Sandoval, de aproximadamente 20 años de edad,  al parecer se sentía deprimida por la situación que atravesaba con su pareja sentimental.


“Perdón por esta locura, pero solo quería dejar de ser un estorbo para los que me rodean”, escribió Sandoval en su carta.


También muestra su malestar por la forma en que dijo era tratada por su pareja al que identifica como Elvis. Relata que muchas veces se sintió menos valorada que un animal.


La carta manuscrita dice  lo siguiente:


Perdón por esta locura, pero me sentía muy mal y solo quería dejar de ser un estorbo para los que me rodean.


Además a mi nadie me quiere, quise buscar la felicidad con Elvis y lo único que recibí fue dolor, él solo me trata mal y me habla como si yo fuera un animal. Yo pensaba que él me quería pero no fue así.


Solo espero que ahora él se sienta feliz porque no lo voy a molestar. Yo sí lo quise de verdad, pero él solo jugó conmigo hasta que se cansó y eso no se le hace  a nadie.


Me sentía muy sola y aquí sin hacer nada, solo me daba por pensar en todas las cosas malas que me han pasado. A mi familia por favor no peleen tanto y busquen de Dios. 


Att. Kenia Sandoval.



fuente: El Caribe