Además del balance de víctimas mortales, de los heridos y del impacto postraumático en los sobrevivientes, la explosión en la planta de plásticos Polyplas ha dejado interrogantes que tienen que ser satisfechas para el debido esclarecimiento de uno de los hechos de mayor dimensión trágica de los últimos tiempos en el país.


A dos días de este hecho y ante un balance inconcluso, con una cifra oficial de seis muertos y por lo menos 75 heridos, la desesperación se ha apoderado de los familiares de aquellos que aún permanecen desaparecidos o no identificados, en medio de una nueva suspensión de la remoción de escombros en la fábrica.