He Jiankui, el científico chino que creó dos bebés a quienes modificó genéticamente, permanece desaparecido en aquel país y nadie da explicaciones de dónde se encuentra. En principio se conocieron versiones de que el llamado “Frankestein chino” -como se lo conoce mundialmente- había sido detenido por el régimen, pero esa versión fue descartada por la universidad en la que dictaba cátedras.


Ni China, ni la Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología  de la provincia de Shenzhen han dado información oficial sobre el paradero del académico que saltó a la fama luego de conocerse que había editado unas gemelas nacidas este mes cuyo ADN dice alteró con una poderosa herramienta nueva capaz de reescribir el proyecto original de la vida.


“En estos momentos no hay información precisa. No podemos responder ninguna pregunta sobre este asunto por el momento, pero si tenemos alguna información la brindaremos por los canales oficiales”, dijo un vocero de ese centro de estudios a South China Morning Post.


Durante el fin de semana las versiones que circularon en los medios chinos era que Jiankui había retornado a la universidad -de la que había sido expulsado- luego de un pedido hecho por la cúpula académica. Otra de las información era que el investigador estaba bajo arresto domiciliario.


Jiankui ha sido calificado en algunos sectores como el “Frankenstein chino” después de que publicó un video en el que afirmaba que las gemelas con genéticamente modificadas habían nacido en China. El académico dijo que su equipo de investigadores había editado los embriones de las hermanas para desactivar de manera efectiva un gen relacionado con el VIH.


El académico, además de soportar el repudio de la comunidad científica internacional, enfrenta una investigación por parte de las autoridades del régimen que no estaban al tanto de sus avances. El Ministerio de Ciencia y Tecnología le ha ordenado que no realice ninguna investigación.


Desde la presentación que realizó la semana pasada en Hong Kong su paradero es desconocido. Nadie tiene información cierta de dónde está el científico más buscado del mundo. Ningún integrante de su círculo académico tiene información sobre dónde puede estar. Todo es hermetismo en el régimen.