La ley de la gravedad dice: “Todos los objetos se atraen unos a otros con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que separa sus centros”


Lo mismo sucede cuando aplicamos esta ley en nuestro día a día con todo aquel que nos rodea o nuestros propios pensamientos o sueños.


Si pensamos de manera positiva al momento de realizar nuestro trabajo, pero no apuntamos debidamente a nuestros objetivos, nunca podremos lograr nuestra meta, pero si logramos apuntar hacia donde corresponde y con mucho optimismo todo saldrá como deseamos.


Recuerda nunca limitar tus sueños, nunca te des por vencid@, tu tienes el control de tus propósitos, tu tienes el control de tu futuro, se optimista, apunta hacia arriba y podrás llegar tan lejos como desees.