Emma es una australiana que tuvo una fuerte discusión con su hijo, un preadolescente de 12 años. Lo que no pudo imaginar es el modo en el que el menor se ‘vengó’ de ella.


 


El Canal 9 australiano informa de que el joven le quitó a su madre la tarjeta de crédito y, tras averiguar qué aerolíneas permiten viajar a menores sólo con una carta firmada, reservó vuelos a Bali y un hotel de cuatro estrellas en este paradisíaco destino. El joven engañó a su abuela para que le diera el pasaporte y tras hacer la maleta, en vez de irse al colegio se fue al aeropuerto.


 


El menor viajó de Sydney a Perth y de allí a Denpasar, Bali. Según recoge el Canal 9, al joven le sorprendió cómo nadie hizo preguntas: “Sólo me pidieron mi identificación de estudiante y mi pasaporte para probar que tengo más de 12 años y que estoy en la escuela secundaria”, dijo. Cuando sus padres supieron que no estaba en clase, él ya estaba descansando en su hotel de Bali.