Más de una semana después, YouTube ha respondido a la polémica del vídeo de Logan Paul. Desde que el pasado 31 de diciembre, el youtuber estadounidense subiera a su canal en esta plataforma un contenido donde mostraba el cadáver de una persona, YouTube había guardado un largo silencio.




Pero era necesario que la compañía con sede en California se pronunciase al respecto tras la oleada de comentarios de todo tipo que estaba generando el polémico vídeo de Paul y también dudas sobre el futuro y posible declive de YouTube.


Hemos tenido que esperar hasta este martes 9 de enero para que llegara y lo han hecho a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. En su carta abierta a la comunidad admiten haber tardado tiempo en pronunciarse y lo justifican de la siguiente manera:


“Hemos tardado tiempo en responder, pero estamos escuchando todo lo que se está diciendo. Sabemos que los actos de un creador de contenidos pueden afectar a toda la comunidad, por lo que vamos tomar medidas para garantizar que un vídeo como este no se vuelva a subir nunca más”.


Sobre esto surgen dos cuestiones: la primera es que fue el propio Paul quien eliminó el vídeo de su canal (con más de 15 millones de suscriptores), no la plataforma, ante las reacciones de la comunidad. Y la segunda es que numerosos usuarios están compartiendo copias del mismo en sus canales, algo que no está siendo capaz de controlar la plataforma, como recogen en The Verge.