Los venezolanos ya comen comida de perro, dice ONG


La falta de alimentos multiplica casos de saque en varias partes de Venezuela


La crisis en Venezuela alcanzó un nuevo nivel en los últimos días. La provea, ONG de defensa de los derechos humanos, recorrió supermercados en Caracas y constató que los venezolanos comenzaron a consumir comida para perro y ración de gallina. El jueves, cuatro personas murieron en el saqueo y enfrentamientos con la policía causadas por la falta de alimentos,  aumentando a siete el número de muertos en las últimas dos semanas.


Carlos Patiño, director de Provea, dijo el viernes el diario O Estado de S. Paulo  que los rumores de que la población consumía alimentos para mascotas hechas ONG ir varios supermercados en Caracas, en los últimos días de diciembre y principios de enero. Entre los locales visitados está el Ipsfa, en el Centro Comercial Los Proceres, centro comercial de un barrio de clase media de la capital.


 La primera constatación fue la presencia de una especie de embutido congelado para perros siendo comercializado en las góndolas, en lugar de carne para consumo humano. Al entrevistar a las personas que compraban el producto, los investigadores escucharon historias parecidas que involucra diferentes ingresos. Algunos preparaban la comida para perros con huevos revueltos. Otros, hacían una gororoba con arroz, para disfrazar el sabor.


“La gente está comiendo una especie de salchichas para perros. Es una mezcla de partes no comestibles del pollo: huesos triturados, plumas, piel y cartílago “, dijo Patiño. “Médicos que consultamos afirman que el consumo humano de este tipo de producto es altamente peligroso, porque el procesamiento no sigue patrones de higiene.”


De acuerdo con Patiño, la ración para gallinas también pasó a ser consumida con frecuencia, en sustitución del arroz, por ser más económica y rendir más. Es cada vez más común, según él, relatos de familias que ya no consiguen comprar comida.


La crisis humanitaria en Venezuela no es sólo causada por la escasez. El precio de los alimentos también alcanzó un nivel prohibitivo para la mayoría de los venezolanos. El salario mínimo es de 456.000 bolívares, el equivalente a US $ 136 en la utopía del cambio oficial y 2,5 dólares en la realidad del cambio paralelo.


Un kilo de azúcar cuesta en promedio 155 mil bolívares – un tercio del salario mínimo. El litro de leche puede ser encontrado por 60 mil bolívares, cerca del 15% de un salario mínimo.


Ayer, en el Estado de Mérida, cuatro personas murieron en disturbios causados por la falta de comida – 16 personas resultaron heridas por disparos disparados por la policía. En las últimas dos semanas, siete muertos en situaciones similares. En una carta abierta al presidente Nicolás Maduro, un grupo de economistas alertó ayer que la inflación en Venezuela puede cerrar 2018 en 400.000 por ciento.


FUENTE: Veja.br