El NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El actor dominicano Richard Douglas consideró que debido a que la corrupción es un mal endémico en la República Dominicana, propuso a la Dirección General de Cine (Dgcine) una revisión de la conducta de inversión del Estado en la industria del cine.


En ese sentido Douglas manifestó que la Ley 108-10 para el Fomento de la Actividad Cinematográfica se encuentra corrompida y reconoció que está muy bien diseñada y estructurada para promover el cine.


El actor habló en esos términos al ser entrevistado en el programa Bajo el Lente, trasmitido de lunes a viernes por El Nuevo Diatio TV y conducido por Willy González.


Dijo que los empresarios no apoyan la industria con sus propios recursos y en ese tenor propuso que los mismos dejen de pagarle al Estado y lo inviertan en el cine.


“Si la ley de cine promueve el desarrollo del mismo entonces que los empresarios dejen de pagarle al Estado y lo inviertan en cine porque los estos no promueven el cine, ni lo apoya con sus propios recursos”, indicó el actor.


Aseguró que se benefician de una ley de incentivo fiscal que les permite invertir hasta el 25 por ciento del 100 por ciento de su pago de impuesto sobre la renta.


“Es una voluntad propia del empresariado decir que el porcentaje que aplica para aportarlo a la Ley de Cine, el Estado se lo devuelve, lo que significa que ellos no están invirtiendo. Ellos pueden invertir ese 25 por ciento en el cine y la Dgcine como órgano fiscalizador te da un certificado que dice que invertiste ese dinero en esa película, y ese certificado tú lo depositas en la Dirección General de Impuestos Internos y te exoneran del pago de ese 25 por ciento que ya tu pagaste”, explicó.


Como parte de su propuesta el actor consideró que el Estado debería regular y controlar la producción de cine y definir quiénes serán los beneficios de la inversión de fondos públicos.


“Realmente quien está aportando al cine es el Estado y por eso creo que el Estado debería regular esa inversión”.


En tal sentido, manifestó que a nivel socio económico el país no soporta tantas producciones de cine anuales debido a que un individuo común no recibe remuneraciones que les permitan visitar al cine dos veces al mes,  al tiempo que reconoció que el país ha crecido en gran medida en materia de cine.


Manifestó que si la industria nacional tiene dinero para hacer tantas películas deben ser realizadas con fondos propios.


Al hablar sobre la función de la Dgcine, dijo que la entidad realiza muy buen trabajo de correlación entre todos los participantes de la industria como en el aspecto técnico y de distribución, así como de  coproducción nacional e internacional y en el desarrollo de los diferentes medios.