Santo Domingo


La muerte de Bruce Lee es de las más misteriosas del mundo del cine. Parece que nadie sabe a ciencia cierta las verdaderas causas de su fallecimiento. El actor chino perdió la vida a los 32 años de edad, el 20 de julio de 1973, hace exactamente 44 años. Pero su deceso tan repentino desató una serie de teorías conspirativas, así como la presunta maldición que persigue a su familia.


Una de las más recurrentes refería que había sido mandado asesinar, por abrir el Kung-Fu al mundo occidental, cuando estaba mal visto enseñar este arte milenario a los extranjeros.


Otra señala que alguien le dio un golpe secreto y mortal, que luego de unos días, le causó la muerte. También dicen que el sobre estímulo al que sometía a su cuerpo le hizo sufrir un ataque al corazón.


Había rumores que decían que el actor había sido asesinado por las triadas de Honk Kong, porque se negaba a pagarles dinero a cambio de protección, o que había muerto a manos de defensores de las artes marciales. También se habló del uso de drogas, de una maldición… y hay quien afirma que sigue vivo, pero escondido, como Elvis Presley o Pedro Infante.


Lo único cierto es que su breve y exitosa carrera se mantiene intacta hasta el día de hoy, pues nadie ha logrado igualar su arte.


Pero ¿qué fue realmente lo que pasó con él?


“Un día recibí una llamada de larga distancia del periódico más grande de Hong Kong. Me preguntaron si todavía estaba vivo. ¿Adivina con quién estás hablando? Respondí”.


Bruce Lee contaba muchas anécdotas como esta. Los rumores sobre su muerte nunca faltaban y casi siempre los acompañaban con una final violento a causa de una pelea, así que cuando murió de verdad, las especulaciones no tardaron en aparecer.


Lo cierto es que el informe forense sobre su muerte no fue concluyente y las autoridades plantearon cinco razones sobre su fallecimiento prematuro. Aunque todas coinciden en que fue causado por un edema cerebral, es decir, que su cerebro se hinchó por una congestión de líquido.


De acuerdo con su esposa Linda, Bruce estaba en su casa de Kowloon con Raymond Chow para hablar sobre la cinta “Game of Death”. Estuvieron trabajando hasta las 4 de la tarde. Luego se fueron a la casa de la actriz Betty Ting Pei, quien tendría un papel en la cinta. Chow se fue, pero quedó con Bruce de verlo más tarde.


Poco después, Lee se quejó de un dolor de cabeza y la mujer le dio una pastilla de Equagesic, una especie de aspirina muy fuerte. Él se acostó para tomar una siesta y se quedó dormido. Cuando su esposa llamó para preguntar por él, Ting Pei dijo que no podía despertarlo. Eso era porque Bruce ya estaba en coma.


En la autopsia se encontraron rastros de cannabis en el estómago de Lee, lo que alentó a algunos a pensar que había tenido una reacción química con el medicamento, provocando el edema cerebral, pero una investigación rechazó esa teoría.


Médicos del Hospital Queen Elizabeth, donde fue llevado Lee el día de su muerte, consideraron que tuvo una hipersensibilidad a uno o más de los compuestos encontrados en el analgésico que le dieron para el dolor de cabeza.


Su cráneo no mostró lesiones, pero su cerebro se había hinchado considerablemente. Ninguno de los vasos sanguíneos se bloqueó o rompió, por lo que se descartó una posibilidad de hemorragia. Al examinar sus órganos, la única sustancia “extraña” que se encontró fue el Equagesic.


Aún así y con todo y explicaciones médicas y científicas, hay quienes sostienen que Bruce Lee, al ser un hombre de leyenda, fue víctima de un complot. Y en realidad, todas estas especulaciones y rumores persisten hasta la fecha, dando paso a “la maldición de la familia Lee”.