No Maten A Acroarte

Por Alberto Quezada


“Soy hombre, y por lo tanto, nada que sea humano me resulta extraño”, afirmó Terencio, escritor romano de gran influencia en la humanidad.


A propósito de esa frase, hay una situación que viene aconteciendo alrededor de la Asociación de Cronistas de Arte que no puede ni debe pasarse por alto por los ribetes antidemocráticos que la misma entraña para la supervivencia de esa entidad y la vida democrática.


Me refiero de manera particular, a un documento dado a conocer por un organismo de esa entidad que por su contenido no hay otra lectura que no sea la de concluir que hay una intención manifiesta limitar el voto y la cultura democrática que por décadas ha prevalecido en esa institución.


Hacemos pública la denuncia porque en varios de los articulados del documento de la Comisión Electoral de esa institución se reflejan varios elementos que explica lo que planteamos más arriba.


Por ejemplo, ¿No resulta muy extraño que a menos de un mes para celebrar elecciones en ese gremio que premia el talento artístico nacional la Comisión Electoral exija a los miembros pasivos una carta que explique su situación, y así analizar cada uno de estos casos para ver si aplica para votar?


Tengo entendido que desde su fundación en el 1984, todos los miembros de Acroarte, sin excepción, ejercen el voto y ahora para este proceso se han establecido requisitos y condicionalidades para que los que son pasivos no puedan votar.


Hay más, según he podido investigar los estatutos de Acroarte establecen en su artículo 20 que todo miembro tiene derecho a “elegir y ser elegido”, y el Reglamento Electoral, es claro en ese sentido, cuando en su artículo 22 establece que “la Junta de Elecciones dará una gracia para que todos los miembros, sin excepción ni discriminación, puedan ejercer el derecho al voto, sin que esto implique un saldo total ni en parte de su cuota como miembro de Acroarte”.


Resulta inconcebible que en un momento tan delicado como el que vive ACROARTE, que ya no le cabe un escándalo más, se le de paso a la a una barbaridad como la que estamos denunciando. Los actores que interactúan a lo interno de ese colectivo y el principal patrocinador de Premio Soberano, la Cervecería Nacional Dominicana, deben evitar este despropósito que podría barrer la ya debilitada institucionalidad de esa entidad.


El autor es periodista y magíster en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo. Quezada.alberto218@gmail.com