Santiago.– Uno de tres delincuentes que merodeaban en el complejo deportivo La Barraquita simulando que se ejercitaban, irrumpió  a un grupo de jóvenes atletas, amenazando con un arma de fuego al hijo del periodista José Alfredo Espinal, para despojarlo de un teléfono móvil, durante las prácticas de fútbol.


El hecho ocurrió en la tarde de ayer cuando los estudiantes pertenecientes al Politécnico Don Bosco tomaban prácticas de fútbol.


En área también estaban  otros jóvenes que practicaban baloncesto, tenis y voleibol, quienes se mostraron sorprendidos y alarmados al mismo tiempo cuando los delincuentes comenzaron a disparar.


El robo de celular al hijo del periodista, de 12 años, se enmarca dentro de la ola delictiva que azota a Santiago.


“Estábamos entrenando y me di cuenta que no tenía mi celular, pero cuando fui a buscarlo salió un hombre de la nada y me apuntó con una pistola a la cabeza, pero yo pensé que estaba jugando. Pedí auxilio a los compañeros y al entrenador y el hombre comenzó a disparar y nos alejamos de ese ladrón”, narró el adolescente.


El entrenador Osvaldo Blanco informó que notificó el hecho  a la Policía Nacional.


Dijo que los delincuentes eran tres de color oscuro que escaparon del lugar a través de los arbustos.


En el complejo deportivo de La Barranquita la seguridad es mínima, mientras que en los días feriados es casi nula.


El periodista Espinal dio gracias a Dios porque su hijo salió ileso y llamó a la Policía Nacional y al Gobierno a prestarle la debida atención al problema de la delincuencia.


Dijo que de continuar esta ola delictiva los dominicanos que tengan la posibilidad de abandonar el país se verán obligados a marcharse para garantizar su integridad física.


Fuente: El Caribe.