SANTO DOMINGO. La economía dominicana registró un crecimiento de 5.2 por ciento en el período enero-marzo del presente año según el último informe del Banco Central dominicano.


El informe destaca que ese crecimiento estuvo explicado principalmente por la evolución positiva, en términos de valor agregado real, de las actividades de intermediación financiera (8.5%), agropecuario (7.5%), construcción (7.2%), hoteles, bares y restaurantes (6.6%), manufactura local (5.1%) y comercio (5.0%).


Mientras, que la inflación en abril fue de 0.27 por ciento, para una inflación acumulada de 1.11% en los primeros cuatro meses del año.


“La inflación acumulada durante el primer trimestre de 2017 fue de 0.84%, mientras que la inflación anualizada, medida desde marzo 2016 hasta marzo 2017 se situó en 3.14%”, dice el informe.


En cuanto a la Política Monetaria, el Banco Central incrementó su Tasa de Política en octubre 2016 y marzo 2017 en 75 puntos básicos, de 5.00% a 5.75%, hacia una postura más neutral.


Estas decisiones, de carácter preventivo, estuvieron sustentadas en un amplio análisis del balance de riesgos en torno a las proyecciones de inflación, dentro de los que se destacan los mayores precios del petróleo que se han registrado desde finales de 2016, el proceso de incrementos de las tasas de interés de la Reserva Federal (FED) y la incertidumbre asociada a la política económica de la nueva administración de los Estados Unidos de América.


En cuanto a los indicadores de precios domésticos, la inflación interanual, luego de mantenerse por debajo del límite inferior de la meta por un periodo consecutivo de dos años y medio, se colocó dentro del rango establecido en el Programa Monetario de 4%±1% en el primer trimestre de 2017.


Resulta importante señalar que los agregados monetarios y los niveles de liquidez vigentes en el sistema financiero se mantienen cónsonos con lo previsto en el Programa Monetario y las proyecciones señalan que la inflación se mantendría dentro del rango-meta durante el resto del presente año.


Asimismo, destaca que la entrada de divisas al país durante el primer trimestre de 2017, por concepto de exportaciones de bienes, turismo, remesas e inversión extranjera directa, ascendió a 6,539.2 millones de dólares, es decir, US$1,052 millones adicionales con relación al 2016.


“Los resultados preliminares del Producto Interno Bruto (PIB) real muestran un crecimiento de 5.2% en el primer trimestre del año 2017, lo que resulta consistente con las proyecciones del marco macroeconómico y de los organismos internacionales”, resalta el informe del BC.


En cuanto a las importaciones totales, las mismas registraron un aumento de 8.0% en el periodo enero-marzo 2017, explicado en gran medida por el incremento de 50.6% en la factura petrolera, unos US$226.4 millones adicionales con respecto a igual período del 2016, como resultado de los mayores precios internacionales del petróleo.


Los ingresos por turismo alcanzaron los US$1,978.7 millones en el primer trimestre de 2017, es decir, unos US$178.1 millones adicionales comparado con el mismo período de 2016, que representan un crecimiento de 9.9%, como resultado del incremento en la llegada de viajeros principalmente de destinos tradicionales como Europa y América del Norte y del aumento en el gasto promedio de los mismos durante su estadía en el país.


En lo que respecta a las remesas, según cifras preliminares, durante el primer trimestre de 2017 se recibieron flujos por US$1,455.0 millones, unos US$165.8 millones adicionales para un significativo aumento de 12.9%, en lo que ha incidido el desempeño de la economía de los Estados Unidos de América, que es nuestra principal fuente de remesas, con una participación de 71.8%, seguido por España con un 15.4%.


Luego de solo crecer en 0.3% en el primer trimestre de 2016, las exportaciones totales de bienes crecieron en 5.0% en el mismo período de 2017, con un incremento de US$113.3 millones, destacándose el crecimiento de 5.2% de las exportaciones nacionales de bienes, lideradas por las exportaciones industriales, con un crecimiento de 13.7%, destacándose las de azúcar crudo y derivados (160.1%) y las varillas de acero (38%).


Asimismo, las exportaciones de minerales aumentaron en 1.5%, como consecuencia de la reactivación de la explotación de ferroníquel a partir de abril del año pasado.


La inversión extranjera directa alcanzó la significativa suma de US$720.4 millones en el primer trimestre de 2017, para un aumento de US$594.7 millones adicionales respecto al mismo periodo de 2016, como consecuencia principalmente de incrementos de las inversiones en actividades mineras, inmobiliarias, turísticas y comerciales, reafirmando que nuestro país se mantiene como un destino atractivo para los inversionistas extranjeros.


Al mes de marzo del presente año, los activos totales del Sistema Financiero crecieron 10.6% respecto al mismo mes del año 2016. La cartera de crédito neta se expandió en 9.1%, presentando una morosidad de 1.9% y una cobertura de 157.8%, manteniendo provisiones que cubren más de un 100.0% los créditos vencidos.


De igual forma, el indicador de solvencia refleja 17.7%, superando con holgura el 10% que establece la Ley Monetaria y Financiera y los estándares internacionales. Asimismo a la rentabilidad del patrimonio (ROE) fue de 15.2% y la rentabilidad de los activos (ROA) 1.7%.


En cuanto a la banca múltiple, los activos totales crecieron 10.4 por ciento respecto al mes de marzo del año 2016.


Asimismo, la cartera de crédito neta se incrementó en 8.5 por ciento, presentando una morosidad de 1.8% y una cobertura de 166.5 por ciento.


Finalmente, el comercio registró una expansión de 5.0% en su valor agregado real en enero-marzo 2017, influenciado por el incremento de la producción local de bienes agropecuarios y manufacturados, así como en las importaciones de bienes comercializables.


Durante el período enero-marzo 2017 el valor agregado de la manufactura local presentó un notable crecimiento interanual de 5.1%, en comparación con el resultado exhibido de 3.5% en igual período del 2016.


Este comportamiento es resultado del desempeño positivo mostrado en las siguientes industrias: fabricación de productos de la refinación de petróleo y químicos (15.5%), otras manufacturas (4.1%), industria de alimentos (3.6%) y elaboración de bebidas y productos del tabaco (1.5%).