los oscarSi algunos pensaban que ese episodio solo se vería en un Miss Universo en la voz del presentador Steve Harvey, también en las mejores familias como la Academia del Oscar ocurren estos finales que dejan con la boca abierta.
El musical La La Land fue anunciado por error como Mejor película, pero al final, el presentador de la categoría Warren Beatty explicó que se había confunfido con el sobre previo que daba como ganadora a Emma Stone, de La La Land, y se disculpó antes de dar a Moonlight como la real ganadora.


Sin embargo, el musical se llevó seis estatuillas, para alzarse como la cinta con el mayor número de premios en la 89 edición de los galardones de la Academia de Hollywood. La La Land le permitió el primer Oscar como Mejor director a Damien Chazelle. Sumó Mejor actriz con Emma Stone, Mejor cinematografía, por el trabajo del sueco Linus Sandgren, y Mejor diseño de producción.


La estatuilla a la mejor cinta animada fue para Zootopia. Poco antes, Viola Davis y Mahershala Ali fueron galardonados, como se anticipaba, por sus actuaciones de reparto en Fences y Moonlight respectivamente. La victoria de Ali puso fin a la racha de 10 años en los que no había sido galardonado un actor negro.


De su lado, Casey Affleck obtuvo el Óscar al mejor actor, la primera estatuilla que recibe en su carrera, por su trabajo en el drama Manchester By The Sea. Manchester by the Sea y Moonlight, Mejor guion y Guion adaptado. El director iraní Asghar Farhadi obtuvo su segundo Oscar a la Mejor película en lengua extranjera por The Salesman, pero el realizador no asistió a la ceremonia en protesta a la medida de Trump que prohíbe la entrada a personas de siete países predominantemente musulmanes, incluyendo Irán.


La ceremonia fue inaugurada por Justin Timberlake, quien puso a todo el teatro a bailar con su tema nominado “Can’t Stop The Feeling”. Pero el ambiente festivo, como se esperaba, se tornó político de inmediato con la llegada de Jimmy Kimmel por primera vez como anfitrión.


Con el error en la parte final, los comentarios en contra de Trump pasaron a un segundo plano.