screen-shot-2016-11-14-at-8-16-13-amLas lluvias registradas en las últimas horas en la región del Cibao han dejado un muerto, 1,500 familias desplazadas, al menos 15 casas destruidas, varias comunidades aisladas, por daños a carreteras y puentes, así como poblados sin energía eléctrica.


El presidente Danilo Medina declaró en emergenca, a través del decreto 340-16 las provincias Espaillat, María Trinidad Sánchez, La Vega y Puerto Plata. Anoche, el ministerio de Educación dispuso la suspensión de la docencia en las cuatro demarcaciones.


La declaratoria de emergencia libera de los procedimientos ordinarios establecidos por la ley 340-06 a una serie de instituciones para contratar los bienes y servicios que serán utilizados para ir en auxilio de las jurisdicciones afectadas.


El artículo 3 del decreto explica que “para asegurar que todo lo que sea adquirido, producto de la declaratoria de emergencia, responda a las necesidades de las comunidades afectadas, las instituciones incluidas en el presente Decreto deberán justificar ante el Ministerio Administrativo de la Presidencia, mediante informe técnico por escrito, las obras, bienes y servicios a ser adquiridos para atender la declaratoria, el que autorizará o no el requerimiento”.


Según el director de la Defensa Civil, en Santiago, Francisco Arias, Puerto Plata sigue en alerta debido a que se mantiene la crecida de ríos arroyos y cañadas, por lo que se llama a los residentes en las zonas vulnerables mantener la atención en los llamados que hacen las autoridades, para evitar que haya pérdidas de humanas.


El muerto es el menor Cristopher Cabrera Lamis, de 14 años edad, residente en La Almendra, en la comunidad de Jacagua, quien resultó electrocutado al hacer contacto con cables del servicio energético mientras trataba de protegerse, luego de que su vivienda y otras vecinas se inundaran con la crecida de los ríos Los Cocos y Jacagua, según contaron testigos del hecho, en la zona donde decenas de casas quedaron anegadas, mientras que uno de los puentes que unen las comunidades fue quebrado por la riada.


Casas destruidas
Arias reporta que las lluvias caídas en las últimas horas en Santiago dejaron al menos 15 casas destruidas por la crecida del río Arrenquillo, en el municipio de Villa González. En tanto que en el municipio de Villa Bisonó (Navarrete), la crecida del canal Ulises Francisco Espaillat, también provocó inundaciones y daños a viviendas.


En Santiago de los Caballeros, también se reportaron que 1,500 familias han sido desplazadas a las casas de amigos y parientes por las inundaciones en decenas en barrios, siendo uno de los más afectados el barrio La Gloria, en el sector de Cienfuegos.


Francisco Arias reportó que el paso de vehículos fue interrumpido por la carretera turística Gregorio Luperón, por los derrumbes en la comunidad de Palo Quemado, en la cordillera Septentrional. Arias agregó que brigadas trabajan de manera permanente, para tratar reponer el tránsito por el trazado vial.


Apagones preventivos
En tanto que representantes de la Empresa Distribuidora de Energía del Norte (Edenorte), también reportaron que varias comunidades de la costa norte han quedado sin energía eléctrica, como consecuencia de averías en el tendido eléctrico y otros lugares como medidas preventivas, por la situación de las lluvias.




Fuente: El Caribe.