El tren se desplazaba a gran velocidad. El joven, de remera roja, miraba las vías y lo que había alrededor.


Detrás suyo había al menos dos amigos. Uno filmaba y el otro lo miraba atentamente.


Entonces, el protagonista se tomó del borde de la puerta y sacó casi todo su cuerpo afuera. Y se balanceaba. Seguramente creyó que tenía todo bajo control. Pero no vio que más adelante había un poste de electricidad.


El golpe fue terrible. Lo sacó volando del tren. Sus amigos gritaban llenos de angustia. Las autoridades informaron que murió en acto.


Fuente: Infobae