El activista opositor cubano Luis Posada Carriles consideró “injusto” que el dictador Fidel Castro haya muerto en el “mejor hospital” de la isla y “tan tarde”, en referencia a sus 90 años, aunque aún así ve su fallecimiento como un “triunfo”  y “un paso de avance”.






El ex agente de la CIA, condenado en Cuba por terrorismo, asistió el sábado a las celebraciones por la muerte de Castro que tienen lugar en el restaurante Versailles de Miami desde la medianoche del viernes.






Posada Carriles, nacido en Cuba hace 88 años, contó que “al principio sintió alegría, después no”, al enterarse de la muerte del líder revolucionario, según declaraciones publicadas en el diario El Nuevo Herald. Además, indicó que esperaba desde hacía mucho tiempo que Castro falleciera.







Es una muerte injusta. En el mejor hospital de Cuba, con los mejores médicos y las mejores medicinas. Eso no era lo que debía ocurrirle“, añadió el opositor.









Posada Carriles intentó cometer magnicidio en varias oportunidades



Posada Carriles intentó cometer magnicidio en varias oportunidades




Posada Carriles reconoció también que quiso matar al líder cubano varias veces, pero el “destino” no quiso ayudarle. “Castro buscaba la oportunidad para matarme a mí y yo para matarlo a él“, dijo.






Sobreviviente de un cáncer, atentados y un derrame cerebral, Luis Posada Carriles está considerado uno de los más enconados enemigos del régimen cubano e hizo de su vida un intento constante de asesinar al ex gobernante fallecido este viernes.






En el año 2000 Castro denunció un plan para asesinarlo en Panamá, donde asistía a una Cumbre Iberoamericana. Posada Carriles fue detenido por ese motivo, aunque la entonces presidenta, Mireya Moscoso, le indultó antes de dejar el mando, tras lo cual viajó a El Salvador y de ahí entró a Estados Unidos en 2005 de manera ilegal, por lo que debió enfrentarse a la justicia de este país.
















Fue absuelto en 2011 de 11 cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento por un tribunal de migración de Texas y desde entonces vive retirado en Miami.






Según documentos desclasificados del Departamento de Estado, Posada Carriles fue un informante pagado de la CIA, por lo cual viajó por distintos países latinoamericanos en los cuales trabajó contra los movimientos comunistas y de izquierda.






Cuba y Venezuela le consideran el autor intelectual de la voladura de un avión comercial de Cubana de Aviación en Barbados en 1976 y han intentado capturarlo para juzgarlo por terrorismo.






Posada Carriles llegó a estar preso en Venezuela por la voladura de un avión comercial de Cubana de Aviación en 1976, pero en 1985 se fugó de la prisión, disfrazado y con un documento falso.


Fuente: Infobae.