5 trucos que no sabías para que la batería de tu celular dure más1. Siempre baterías originales


Más que un truco realmente es un consejo, puesto que aunque no lo creas el uso de una batería falsa en tu teléfono celular se traducirá en daños irreparables tanto para el terminal como para el sistema de carga. Si tu batería original se ha dañado y necesitas repararla o conseguir un repuesto, nada de comprar copias baratas, al final te saldrá caro y eso si no explota. Lo ideal es que consigas una batería original que esté indicada específicamente para tu dispositivo en lo que respecta a voltaje y capacidad, la cual puedes conseguir si te beneficias de las ofertas en baterías para Smartphone de El Mejor Precio Ideal. Una batería falsa durará aún menos que la original, así que no es una buena opción.


2. ¿Es necesario tener tantos widgets?


Hazte esta pregunta cientos de veces si es necesario porque los ‘widgets’ consumen gran cantidad de energía. A pesar de que sean informativos y muy útiles baraja hasta qué punto deben estar como protagonistas absolutos en tu pantalla. Sobre todo ten precaución con los de noticias y meteorología, ya que se actualizan constantemente por lo que al funcionar de forma continua consumen energía y datos sin descanso. Consejo más que aplicable también para los fondos de pantalla animados. Siempre es mejor una foto, si quieres que tu batería llegue con vida al día siguiente claro. Lo ideal es que adaptes tu fondo de pantalla al tipo de pantalla que tienes, es decir, si dispones de una pantalla AMOLED, la de la mayoría de los dispositivos, escoge un fondo de color oscuro, ya que estas pantallas solo iluminan los pixeles de colores, así que estarás ahorrando energía.


3. El cargador, tu fiel aliado


Con el avance tecnológico si te quedas sin batería en la calle es porque quieres, ya que ahora puedes adquirir cargadores portátiles, que siempre y cuando los hayas cargado previamente le aportarán a tu terminal la carga que necesita allí donde te encuentres. Es importante que cargues tu móvil cada vez que puedas y que nunca dejes que esté por debajo del 10% o 5%, ya que podrías dañarla de forma irreparable. En caso de que no dispongas de cargador portátil, lleva el de tu teléfono contigo siempre. No temas pedir en una tienda o un bar que te dejen cargarlo, pero solo si lo necesitas para realizar una llamada urgente, seguro que lo entenderán.


4. Desactiva opciones que no necesites


Hay veces en las que apenas utilizamos nuestro teléfono móvil y aún así la batería se agota. Esto se debe a que aunque no lo creas, sí estás gastando batería, pero no tú, sino las múltiples opciones y funciones que tienes activadas y que consumen mucha energía. Con esto nos referimos al brillo de la pantalla, el cual puedes reducir para ahorrar energía; el tiempo de espera que la pantalla permanece encendida y gastando energía cuando la has dejado de utilizar, cuya duración ideal serían 10 segundos; las conexiones WiFi, Bluetooth, 3G y GPS, que utilizamos solo en ocasiones puntuales, pero que dejamos activadas consumiendo energía por pereza; la sincronización de aplicaciones; la vibración; las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano; los juegos, o los comandos gestuales, entre otros. Antes de activarlas o desactivarlas medita siempre cuánto las vas a utilizar y sobre todo si son realmente necesarias.


5. Modo avión


Si estás 100% seguro de que no vas a utilizar tu teléfono móvil, como por ejemplo durante las noches cuando vas a dormir, más que ponerlo en silencio te recomendamos activar el modo avión, ya que este elimina toda posibilidad de que el teléfono entre en contacto con la red, lo que supone un increíble ahorro de energía. Tranquilo, la alarma seguirá sonando sin problema y te despertarás para disfrutar de un nuevo día con tu dispositivo totalmente cargado.