La Unidad De La Familia.

IMG_2446Por: José Díaz Nin


La paz solo es posible si hay unidad en las familias, así se titula un artículo, de mi autoría,  publicado recientemente. Ahora aprovecho esta ocasión para comentar sobre los factores que hacen posible la desunión o destrucción de las familias.


El principal factor es el de las drogas. Miles de familias en el mundo sufren cuando sus hijos se ven atrapados por su consumo desordenado.


Generalmente estos vástagos representan una carga muy pesada para una familia que tiene que soportar ver a sus hijos pagando altos costos,   arriesgando toda su salud,  tranquilidad emocional,  la estadía en el hogar  y hasta su libertad cuando se ven atados a este vicio de consumo de estupefacientes.


Las  deportaciones: Todos los países, se ven precisados a regularizar la estadía de extranjeros en su territorio.


Las deportaciones,  justificadas o  no, y  por cualquiera de sus causas, sigue siendo un gran sufrimiento para familias completas  ya sean padres  o hijos, cuando estos han dedicado,  más de 10 años, a formalizar, unificar, sostener y echar hacia delante una familia fuera de su país natal.


La delincuencia: Mucho dolor y prácticamente el trastorno de la tranquilidad de la familia es originado por los que se aferran a delinquir para lograr ciertos propósitos.  La muerte o la condena  es el desenlace de los que se deciden por la delincuencia.


Los padres e hijos de estos renegados sociales sufren al ver como la desintegración hace presencia  en la familia al ver al padre o unos de sus hijos expuestos a enfrentar una condena que puede ir desde un año hasta los treinta años.


La economía del hogar: Aunque muchas naciones han logrado establecer grandes incentivos y justos salarios para los trabajadores no menos cierto es que en otros muchos países esos incentivos y los justos salarios brillan por su ausencia y los padres de familia dedican más de la mitad de su vida en una labor que no le garantiza ni justos ahorros ni un retiro digno.


Las familias viven con muchas limitaciones, con bajos salarios, sin ninguna capacidad para ahorrar, con una seguridad social muy deficiente y con escasas oportunidades para su desarrollo.


Los padres de familia enfrentan, día por día, esta dura situación, ganando salarios insuficientes para alcanzar  una canasta familiar que,  generalmente, supera, hasta tres veces el  monto devengado.


Grandes discusiones, riñas, separaciones, divorcios, hijos delincuentes, miembros de la familia enfermos, sin la ayuda de nadie, hijos que tienen que dejar los estudios para ayudar a los padres.


Enfermedades y muerte: La pobreza  es muy ingrata, aunque se viva feliz en un hogar, las familias  se ven atadas de las manos cuando llegan las enfermedades, sin la protección de un  seguro o una pensión que le permita sobrellevar esta calamidad.


Los padres se ven imposibilitados de trabajar y viven esperando la muerte ante la impotencia que le deparo el destino.


Como se desarrolla una familia cuando el  75% de los salarios que se pagan en un país están por debajo de RD$25,000.00 y que este nivel de salario no es suficiente para que una familia coma bien y ahorre.


En eso es que deben estar los gobiernos en mejorar las condiciones de vida de las familias, en procurar mejor trato y mejores argumentos jurídicos  para la familia que deciden vivir lejos de su patria.   En garantizar los derechos, salud, viviendas dignas, mucho respeto y tranquilidad.


Las reuniones de mandatarios, los cónclaves regionales,  las grandes potencias deben tratar, bien a fondo este pedimento para así lograr que las familias del mundo vivan unidas  y  en paz. Solo así habrá un  nuevo y mejor mundo para  vivir.