La Policía italiana arrestó este miércoles al capo mafioso Antonio Pelle, en paradero desconocido desde 2011 e incluido en la lista de los 100 delincuentes más buscados del mundo, cuando se ocultaba en el municipio de Bovalino, en la provincia de Reggio Calabria (en el sur del país).


Conocido como “Vanchelli” o la “mamma”, es considerado el capo de la mafia calabresa, la ‘Ndragheta, en el municipio de San Luca, en Calabria, y entre los delitos que se le atribuyen está el de ser uno de los responsables de la llamada masacre de Duisburg que tuvo lugar en San Luca en 2007 y en la que murieron seis personas .


Pelle deberá cumplir una condena de 20 años de prisión.


Pelle fue encontrado por las autoridades italianas escondido en un búnker subterráneo que conectaba con su casa por un acceso situado entre su dormitorio y el baño y del que la Policía necesitó varias horas para localizar su ubicación, informaron los medios locales.


Desde afuera, parecía una simple caja fuerte, posicionada en la parte más alta de la pared. Detrás de la puerta, sin embargo, se encontraba un pequeño cuarto con una cama, donde el prófugo esperó en silencio que terminara el allanamiento policial. Pero no le sirvió y al final fue encontrado: Pelle estaba tan sorprendido que ni siquiera intentó oponer resistencia o escaparse.