lanzador cubano Jose FernandezMIAMI (AP) — José Fernández, el lanzador derecho de los Marlins de Miami que escapó de Cuba para convertirse en una de las máximas estrellas del béisbol de las Grandes Ligas, murió en un accidente en bote a primera hora del domingo. Fernández tenía 24 años de edad.
Los Marlins anunciaron la muerte de Fernández, y la Guardia Costera de Estados Unidos confirmó que Fernández fue una de las tres personas que murieron en un accidente en bote en Miami Beach.


El equipo no proporcionó detalles adicionales, más allá de difundir un comunicado en el que confirman la muerte del pitcher que ganó el premio al Novato del Año en la temporada de 2013.


En el comunicado, los Marlins indican que están “devastados por la trágica pérdida de José Fernández. Nuestros pensamientos y oraciones están con su familia en este momento tan difícil”.


El suboficial de marina Nyxolyno Cangemi informó a The Associated Press que una patrulla de la Guardia Costera avistó un bote volcado alrededor de las 3.30 de la madrugada cerca de un rompeolas en la zona de Government Cut. Los cuerpos fueron encontrados poco después.


Debido a que el bote estaba en un rompeolas, la Guardia Costera notificó a la policía de Miami-Dade, que cedió la investigación a la Comisión de Conservación de Fauna y Pesca de Florida.


Fernández estaba en una embarcación de 32 pies (10 metros de longitud) que sufrió un severo impacto contra el rompeolas, dijo Lorenzo Veloz de la Comisión de Conservación.


“Parece que la velocidad fue un factor debido al impacto y lo fuerte del mismo”, dijo Veloz. “Parece que viajaban a toda velocidad cuando se toparon con el rompeolas, y el accidente se produjo”.José Fernández


Veloz señaló que no hay indicios de que bebidas alcohólicas o drogas fueron causantes del choque.


“El dueño es un amigo de José que conoce bien a varios jugadores de los Marlins y ha tocado parar a ese bote para inspecciones de seguridad con otros jugadores de los Marlins”, detalló Veloz. “Sabemos que esta embarcación conoce la zona. Lo que no podemos responder es cómo esto pudo haber ocurrido”.


Rescatistas de la ciudad de Miami fueron vistos cuando cargaban los cadáveres, que estaban tapados, en camillas, en una estación de la Guardia Costera tras el amanecer del domingo. Los nombres de los otros dos individuos no fueron divulgados en lo que se comunica a sus familiares, añadió la Guardia Costera.


Las reacciones fueron inmediatas en el deporte. “Estamos estupefactos y devastados”, dijo Grandes Ligas en un comunicado.


“Fue una de las grandes estrellas jóvenes de nuestro deportes que tuvo un impacto dramático dentro y fuera del terreno desde su debut en 2013”, declaró el comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred.


“José fue un joven excepcional y un atleta dotado de un tremendo talento, quien, apenas a los 24 años, se había establecido como de una de las máximas y más brillantes estrellas”, dijo Tony Clark, el director ejecutivo de la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas.


La muerte de Fernández evocó de inmediato otras tragedias que involucraron a peloteros, como las muertes de Roberto Clemente y Thurman Munson, estrellas que murieron en accidentes de avión en la década de los 70.


Durante sus cuatro temporadas con los Marlins, Fernández fue seleccionado dos veces para el Juego de Estrellas y registró una marca de 38-17. Nacido en Santa Clara, Cuba, Fernández adoptó la nacionalidad estadounidense el año pasado.


Intentó desertar de Cuba al menos tres meses — y acabó en la cárcel tras uno de sus intentos fallidos — antes de poder llegar a Estados Unidos e iniciar estudios en una escuela secundaria en Tampa, Florida. Los Marlins le tomaron en el draft de 2011 y Fernández debutó en las mayores dos años después.


El partido que los Marlins iban a disputar de local contra los Bravos de Atlanta fue cancelado.


José Fernández