La huida de Alonso Pérez, sospechoso de homicidio, fue captada por una cámara cuando el hombre se hallaba bajo custodia policial. Tras retorcer sus esposas hasta romperlas, Pérez se subió a una silla, quitó una placa de techo y abandonó la sala de interrogatorios de la Policía de Las Vegas del Norte.


Hasta que no transcurrieron otros 25 minutos, los agentes son se percataron de que el preso había escapado. Mientras tanto, Pérez robó un camión en un estacionamiento cercano. Cuatro días después de su huida, Pérez fue detenido de nuevo la noche del martes.