IMG-20160302-WA0002El merengue, género musical Dominicano originario del siglo XIX y propulsado por el expresidente Rafael Leónidas Trujillo Molina (1891-1961), durante su régimen dictatorial (1930-1961), es el género musical más alegre y contagioso del planeta Tierra. En los últimos diez años, sin embargo, este género musical ha estado bajo el escrutinio público debido a que su popularidad en República Dominicana ha descendido y a que otros géneros musicales, como la salsa, el dembow, y el reggaetón, han tomado el control del ámbito musical en este país.


A pesar de su descenso en los últimos años, el merengue no desaparecerá. Este género perdurará por siempre, porque la edificación musical que este ritmo bailable construyó—especialmente desde los años 1980s hasta mediados de la década del 2000—es un bastión que quedará erigido permanentemente en el contorno de la cultura global. En cuanto a la incidencia actual del merengue en República Dominicana, sus exponentes más notables tienen la responsabilidad de reinventarlo; porque en lo que se refiere al ámbito global, el merengue es un emblema que nos representa como país, y en cada rincón del mundo es sinónimo de alegría, fiesta, sabor, sol, playa, y vacilón.


Recientemente visité establecimientos comerciales y de recreo en el exterior, y tuve la oportunidad de escuchar merengue en países en los que nunca imaginé: Bosnia y Herzegovina, China, Serbia, Suecia, y Holanda, lo que ratifica lo antes inferido—el merengue sigue teniendo vigencia global. Paradójicamente, los merengues que escuché en el extranjero tenían una particularidad: eran merengues de expositores como Pochy y la Cocoband, Hermanos Rosario, Ramon Orlando, Elvis Crespo, Fernando Villalona, Amarfis, entre otros. Esencialmente, los merengues que escuché sonaron en los años 80s, 90s, y a principios de la década del 2000 (la mayoría de estos siendo particularmente de la década del 1990).


No es un secreto que a pesar de la grandiosa ‘época de oro’ que vivió el merengue en los años 80s’, en los años 90s el merengue adquirió velocidad, fusiones, nuevos instrumentos, y diferentes colores que expandieron su popularidad hasta lugares muy lejanos. Basado en esto, es muy probable que si los exponentes del merengue reinsertan al merengue de hoy esos colores y esa energía que primó en los años 90s y que hicieron vibrar no solo a la República Dominicana sino a Latinoamérica, Europa, Estados Unidos, y otros rincones del mundo, el merengue pudiese reactivarse a nivel local; ocupar el lugar que le corresponde como música moderna; y resurgir como género musical líder en República Dominicana, simultáneamente expandiendo su popularidad a nuevos públicos en el exterior. Los merengueros deben tratar lo que han tratado exitosamente otros artistas en géneros musicales Anglosajones, que han incorporado elementos del pasado en canciones del presente—por ejemplo, los casos de Brunos Mars y Justin Timberlake.


A pesar de su avasallante incidencia mundial, las raíces del merengue siguen y seguirán permaneciendo en República Dominicana. Por esto, es propio que los encargados de reinsertar el sabor de los años 90s al merengue de hoy sean sus mejores exponentes, ya que ellos tienen la mayor responsabilidad, vigencia, capacidad, y experiencia para lograr este objetivo.


A continuación les proveo un ranking (o Top 15) de aquellos merengueros que, a mi entender, han tenido la mayor incidencia en el merengue en los últimos treinta años y que se han perpetuado en el gusto popular:


1. Fernando Villalona
2. Johnny Ventura
3. Hermanos Rosario (incluyendo el antes y el después de la salida de Toño Rosario)
4. Héctor Acosta (incluyendo su lapso con Los Toros Band)
5. Cocoband (incluyendo el lapso de Kinito Méndez, Bobby, Y Pochy Familia juntos)
6. Toño Rosario (como solista)
7. Sergio Vargas
8. Ramon Orlando
9. Alex Bueno
10. Elvis Crespo (Puertorriqueño, pero con vasta incidencia en RD y el resto del mundo)
11. José Virgilio Peña Suazo
12. Wilfrido Vargas
13. Jossie Esteban
14. Kinito Méndez (como solista)
15. Rubby Pérez


Juan Luis Guerra no fue incluido en este ranking por ser actualmente una eminente figura global de la bachata, el merengue, y de otros géneros musicales. Por tanto, este status de ídolo universal lo distancia un poco del tema tratado en este artículo. Sin embargo, Juan Luis Guerra también pudiese aportar sustancialmente a esta idea, si fuese posible incorporarlo.


En fin, está en manos de nuestros grandes merengueros reinventar este contagioso género musical, ya que hoy en día las disqueras no juegan el rol que jugaban hace veinte años; las emisoras han cambiado su modus operandi; y las redes sociales están capitaneando las vías de difusión de cualquier tipo de datos e información, incluyendo la música. No está demás adherir el sabor de los años 90s a la creación de nuevos merengues, ya que el resultado podría ser tan satisfactorio en suelo Dominicano, como lo ha sido constantemente en Estados Unidos, Canadá, Europa, Asia, y gran parte de Latinoamérica.