La amistad que unió a Leonardo DiCaprio y Jonah Hill durante la grabación de El lobo de Wall Street duró más que solo un rodaje. Además de juntarse ocasionalmente como amigos, también hay confianza para hacerse divertidas bromas.


Hill, dos veces nominado al Oscar, estaba esperando al ganador del premio de la Academia en una calle de Nueva York. DiCaprio aprovechó la distracción de su amigo y se acercó a toda velocidad con el celular en mano, simulando ser un admirador que quería una selfie. El susto de su amigo fue evidente, por lo que el actor de Titanic lo abrazó para contenerlo, lanzando una carcajada.


Las bromas entre ambos no son algo nuevo. Según relató el actor de Supercool, DiCaprio solía golpearlo mucho en el set de la película que protagonizaron. Hill se vengó durante una escena en la que Leo debía comer sushi. Para molestarlo, se equivocó intencionalmente en su diálogo, haciendo que el famoso actor vomite por comer tanto.