Draymond GreenDraymond Green volvió a ser foco de controversias, esta vez publicando una foto de sus partes íntimas en su cuenta Instagram y se ha convertido en un dolor de cabeza para su equipo de los Warriors y la NBA.


Green trató de hacer creer que su cuenta de Instagram había sido hackeada por ciberpiratas, tras la aparición de la fotografía el domingo. Después, afirmó que todo había sido un accidente.


“Quería enviar un mensaje privado y apreté el botón equivocado, fue un error”, explicó el jugador antes de una práctica con la selección estadounidense de basquetbol que se prepara para competir en los Juegos Olímpicos.


Green podría ser multado por esta acción, pues afecta la imagen de su equipo y de la NBA.


En la final de la NBA, Green fue suspendido durante el quinto partido, por acumular faltas flagrantes tras propinar a LeBron James un golpe en la ingle. A comienzos de este mes, se le acusó de golpear en el rostro a un jugador de fútbol americano de Michigan State frente a un restaurante.