Cinco policías han muerto y al menos seis han resultado heridos al recibir los disparos de dos francotiradores durante las protestas en Dallas por la muerte de dos afroamericanos desarmados a manos de policías blancos en Lousiana y Minnesota.


Según ha informado el jefe de la Policía de Dallas, David Brown, al menos 11 policías fueron tiroteados por dos francotiradores, dejando dos agentes del Departamento de Policía de Dallas, dos policías de tráfico y agente que trabaja para la empresa municipal de transportes muertos.


Dos de los heridos se encuentran graves y otro en estado crítico.La Policía mantiene en custodia a tres personas, incluyendo a una mujer que fue detenida en el aparcamiento y a otros dos individuos que circulaban por la autopista en un Mercedes.


Además, el sospechoso que se encontraba atrincherado en un garaje se suicidó tras varias horas de enfrentamiento con la Policía. Durante el intercambio de disparon con los agentes aseguró que había colocado varias bombas por todo Dallas.Según el Departamento de Policía las personas en custodia no están cooperando con las autoridades, según Brown, quien dijo que no tienen la seguridad de que no haya más personas involucradas además de los tres arrestados.