El jugador argentino debe responder ante la Audiencia de Barcelona por el caso de evasión de impuestos del que lo acusan junto a su padre.



Cuando Messi llegó al sitio, decenas de reporteros lo estaban esperando para hacerle preguntas. En medio del bullicio, se escuchó el grito: “¡Vete a Panamá, cabrón!”.


El jugador no prestó atención y entró rápidamente a la Audiencia de Barcelona.


Lionel Messi no había asistido a las dos anteriores sesiones del juicio que empezó esta semana. Él y su padre, Jorge Messi, son acusados de haber ocultado los ingresos recibidos por los derechos de imagen del jugador, recibidos entre 2007 y 2009, explica ABC, de España.


Por esa situación, los dos habrían defraudado al fisco en 4,1 millones de euros.


La defensa del jugador argumenta que él no sabía lo que estaba firmando, pues de esas gestiones económicas se encargaba su padre.


Por su parte, la Abogacía del Estado, que es la entidad que representa a la Agencia Tributaria de España, pide que Lionel y Jorge Messi paguen 22 meses de cárcel, precisa ABC.


En contraste, la Fiscalía dice que el jugador “no tiene responsabilidad penal porque confiaba ‘ciegamente’ en su progenitor”, cita el diario español.