banco-peraviaSolo siete de los 20 imputados contra quienes la Fiscalía del Distrito Nacional presentó acusación formal por el fraude al Banco Peravia se conoce que están en el país.


El pasado viernes el Ministerio Público presentó acto conclusivo de la investigación contra los venezolanos José Luis Santoro Castellanos, Gabriel Jiménez Aray, Daniel Morales Santoro, Lorenzo Alejandro Laviosa López y el español José Carlos Bergantiño Díaz quienes salieron del país días antes que se anunciara la disolución del banco.



También contra los dominicanos Nelson Serret Sugráñez, Jorge Serret Sugráñez, Carlos Serret Sugráñez, Yessenia Serret Aponte, Paucides Donato Morales y Nelson Cabral Veras, y el coronel Florentino de Jesús Acosta, los únicos a los que se les impuso medida de coerción de prisión preventiva en junio de 2015.


Otros que figuran como acusados son los señores Mirian Altagracia Serret Sugráñez, Mirian Serret Aponte, Evelyn Serret Aponte, Rolando Cabral Veras, Luis Manuel Peña Melo, Luis Herrera Valerio, que no están en territorio dominicano y contra los que se había emitido orden de captura internacional.


Los venezolanos Omar Gustavo Farías Pacheco y Omar José Farías Luces son dos de las figuras nuevas que aparecen en la acusación. De estos no se pudo establecer si están en el país.


A pesar de que Santoro Castellanos y Bergantiño Díaz, este último señalado por la justicia de los Estados Unidos por supuesta estafa y falsificación de obras de arte, fueron capturados por la Interpol, no han podido ser extraditados a República Dominicana para que respondan por los cargos.


Los archivados. Contra Magdelen Serret Sugráñez, Yomalys Fernández y María Luisa Guzmán, aunque se les había impuesto presentación periódica como coerción, en febrero la Fiscalía se vio en la obligación de archivar de manera provisional los expedientes por no tener elementos de prueba suficientes.


Sin embargo, también hay otros que no aparecen en la acusación pero contra los que el Ministerio Público había emitido orden de captura internacional, como María Cristina Martiradona de Santoro y Máximo Bartilomo Benítez.


La defensa de los Serret en reiteradas ocasiones ha expresado que esta familia, dueña inicial del banco, fue utilizada por los extranjeros, y que estos, gracias al aviso de autoridades monetarias, salieron del país.