image_content_6573905_20160504084909NUEVA YORK. Kahton Anderson, un pandillero de 16 años de edad, fue encontrado culpable del asesinato del dominicano Ángel Rojas, nativo del paraje de Ceiba de Madera en Moca (norte central de la República Dominicana), a quien mató dentro de un autobús público en marzo de 2014, cuando estaba enfrentándose a gangueros rivales.


El pandillero asesinó a Rojas en el interior de la guagua de la ruta B-15 en el vecindario Bedfort Stuyvesant en el momento en que la víctima, había terminado su turno en un primer trabajo y se dirigía a su casa para luego comenzar otra jornada en la noche.


Anderson, reconocido integrante de la pandilla “Monkeys and Money”, era perseguido por rivales de la banda “The Family”, cuando tratando de escapar, subió al autobús donde abrió fuego contra uno de los enemigos, pero alcanzó a Rojas, quien iba sentado en la parte trasera.


El pandillero rechazó un acuerdo con la fiscalía y enfrentó un juicio en el que fue declarado culpable por el jurado, aunque él alegó que no tuvo intención de matar al mocano y se disculpó con los hijos, esposa, madre y otros parientes de la víctima, diciendo que “ora” por el alma del dominicano.


Los fiscales argumentaron que el pandillero estaba tratando de matar a los miembros de bandas rivales, recordando que él subió al autobús para disparar contra ellos.


Antes de la sentencia, Anderson pidió perdón a la familia Rojas, diciendo que tomo una “mala decisión”.


“Sólo quiero decir que estoy orando a Dios, mi intención no era matar a nadie, tomé una mala decisión. No fue mi intención matar. Hay ciertas situaciones en las que no se tiene control sobre ellas”, añadió el sentenciado.