delincuenteEn estos últimos días hemos sido testigo de múltiples modalidades de atracos, a plena luz del día y ante los lentes u ojos de cámaras y personas indefensas. Es por lo que he decidido, nuevamente, insistir en algunas de mis recomendaciones que comparto con todos los lectores.


Los atracos generalmente se hacen desde motocicletas o vehículos de mediano tamaño y de colores muy comunes. Por ello, la Policía Nacional, debe contemplar un acuerdo con la Dirección de Impuestos Internos (DGII) y empresas telefónicas, la instalación de un sistema que permita una rápida identificación del los propietarios de vehículos sospechosos o involucrados en actos delincuenciales. Pero, previo a ello, es importante establecer claras responsabilidades sobre los propietarios de todo vehículo de motor. Al primero que hay que investigar es al dueño del vehículo desde donde se comenten estos actos y, sin querer llegar más lejos, contemplar algún tipo de responsabilidad en los mismos.


Que los procesos de: pintar, vender y desarmar o destruir un vehículo cuenten con un documento de la DIGII autorizando tal cambio, que no se permitan el tránsito de vehículos sin ninguna identificación, motocicletas sin placas además de procurar que los conductores de las mismas respeten las leyes de tránsito.


Instruir a los destacamentos policiales en el sentido de contar con un inventario de las motocicletas cuyos propietarios residan en su demarcación. Así también recomendar que se establezca una numeración y colores de placas por provincias de manera que la policía nacional y la, población puedan identificar estos vehículos y algo inverosímil que planteo es que, a cada propietario de motocicleta se le obligue a instalar un dispositivo electrónico que permita su localización inmediata ante posible y supuesto acto de delincuencia.


Hay que organizar, en sindicatos o gremios a los conductores de vehículos del trasporte público y motoconchistas para que estas organizaciones coadyuven a que el público usuario los identifique rápidamente, así como con la selección del personal con buena conducta y sin antecedentes judiciales.


La policía debe poner mucha atención a los motores que transitan, por las vías públicas, con dos personas a bordo, sin placas, con cascos protectores que no permite ver el rostro de los conductores y cuya residencia no se corresponda con la demarcación por donde transitan.


También, sería interesante, contemplar la posibilidad de que a cada propietario de motocicleta se le exija un seguro que cubra cualquier daño ocasionado a unas personas desde estos vehículos, y si este seguro es caro, quien sabe, si esta medida, podría en un futuro, contribuir con la reducción de estos vehículos.


En cuanto a las armas de fuego para nadie es secreto que los delincuentes siempre están armados y muchas veces fuertemente armados. Ser vigilante en cuanto no permitir que los delincuentes consigan con facilidad, armas, que en ocasiones, son armas de guerra que solo se autorizan a militares.


Recientemente en una entrevista a un delincuente este confesó que alquiló el arma con que hizo el atraco, que se robó unos 20 motores y que esos motores lo llevaron para Haití, que para llegar a Haití tenían que pasar ocho puestos de chequeo, los cuales, estos delincuentes, eludían con mucha facilidad y a la vista de las autoridades competentes.


Una medida saludable para aminorar esta situación es que las leyes establezcan duras sanciones a los portadores de armas de fuego de manera ilegal o para aquellos propietarios que ceden, alquilan y no comuniquen a tiempo el robo o la perdida de armas.


La Armada Dominicana y la Policía Nacional deben contar con un inventario y un seguimiento a las armas de fuego que están en poder de la población.


Control de Celulares: Un aparato muy utilizado y apetecido por los delincuentes, en un atraco, es el celular, muchas veces lo roban para con ellos intercambiar informaciones propias de sus maniobras. En este sentido las compañías telefónicas deben colaborar, abiertamente, con el gobierno para implementar sistemas de rastreos, registros, traspasos de estos aparatos.


También establecer sanciones drásticas a los compradores de celulares a personas desconocidas y sin referencias algunas, aunque muchos de estos celulares robados se están utilizando para suplir de piezas a muchas establecimientos de servicios de reparaciones.


Respeto a la ley: uno de los mayores problemas que enfrenta esta sociedad es la falta de respeto a la ley. Aquí todo el mundo hace lo que el poder le permite sin importar, un carajo, la ley. Las influencias y el soborno han hecho posible el desconocimiento de las normas de vivir.


Hay que organizar la sociedad y comenzar a exigir a cada dominicano el respeto al orden establecido y que las altas esfera del poder empiecen a ejercer su autoridad orientada al cambio de actitud de los dominicanos hacia las leyes y hacia ese orden. Y concluyo con las palabras de Juan Pablo Duarte “El gobierno debe mostrarse Justo y enérgico o no tendremos patria y por consiguiente ni libertad ni soberanía”.


Por José Díaz Nin