Screen Shot 2016-04-14 at 9.55.56 AMLas autoridades sanitarias de Estados Unidos confirmaron ayer que el virus del Zika causa microcefalia y otros defectos cerebrales congénitos en bebés de madres contagiadas.
“Ahora nos queda claro que el virus del zika causa microcefalia”, declaró ayer Tom Frieden, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) en conferencia de prensa sobre lo que calificó como una relación sin “precedentes” entre una enfermedad transmitida a través de una picadura de mosquito y defectos congénitos graves. El reporte de los CDC, publicado ayer en el New England Journal of Medicine, concluye que existe un vínculo, aunque no en todos los casos de mujeres embarazadas infectadas con zika. El informe señala que si bien las mujeres embarazadas infectadas con el virus del zika tienen riesgo de tener bebés con defectos cerebrales, no todas ellas darán a luz a bebés con microcefalia o problemas congénitos. Otras de las complicaciones vinculadas al virus reportadas hasta ahora es la muerte fetal, la reducción del líquido amniótico, daños en el crecimiento del feto y en el sistema nervioso del mismo, incluyendo una potencial ceguera. El funcionario destacó que, pese a este hallazgo, aún quedan muchas preguntas sin responder sobre las repercusiones del virus en el feto. “Aún necesitamos más respuestas, que pueden tomarnos años, como el alcance completo de los defectos de nacimiento relacionados al zika y en qué momento del embarazo es mayor el riesgo”, dijo Frieden. Esta conformación llega después de que un grupo de científicos brasileños de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y el centro privado Instituto D’Or divulgase el pasado día 11 un estudio que relacionaba el virus del zika y los casos de microcefalia en recién nacidos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también señaló recientemente que hay evidencias que apuntan a una relación causal entre el virus del zika y el síndrome Guillain-Barré, que ataca el sistema nervioso.
Los CDC recomiendan a las mujeres embarazadas no viajar a las zonas afectadas y utilizar preservativos o abstenerse de tener relaciones sexuales con sus parejas si estos han vivido o viajado a un área afectada por el virus del Zika, debido a que la enfermedad puede transmitirse a través de contacto sexual.