Screen Shot 2016-04-15 at 9.14.20 AMSANTO DOMINGO. Si al cruzar por las casas 67 y 69 de la avenida Francia siente un olor nauseabundo, no es culpa de los vecinos, sino de un sistema de alcantarillado que colapsó, y que vierte los desechos sanitarios a la calle.


Un imbornal que existe en el lugar se obstruyó por falta de mantenimiento, y como explica la señora Mirtha Espada Guerrero, rompió las tuberías de algunas casas y la de la calle, lo que hace insoportable el hedor.


Cuenta que su padre, un inmortal del deporte, está cuadripléjico, y tiene que soportar la fetidez de las aguas con materia fecal.


“Aquí frente a la casa 69 hay dos niñas, entonces eso es lo que yo quiero que se vea, que este es un problema de salud ambiental”, dijo. Informó que ha enviado comunicaciones a las autoridades.