Screen Shot 2016-04-15 at 9.11.33 AMSANTO DOMINGO. El Partido Revolucionario Moderno (PRM) remitió a la Junta Central Electoral (JCE) un informe con diversas debilidades que asegura detectó en la primera prueba nacional de cómputos electoral, las que pondrían en tela de juicio el funcionamiento de los equipos a utilizarse en el escrutinio de los votos y registro de concurrentes.


Acorde al documento firmado por los delegados, político, José Marte Piantini, y técnico, Robert Arias, en varios municipios no se pudo realizar la prueba, porque los equipos no funcionaron, como es el caso de Cabrera y Jarabacoa, así como por la falta de señal de comunicación, tal como se registró en Barahona.


Además, hacen constar que no se pudo observar la calidad de las imágenes, debido a que no se recibieron en ninguna de las actas procesadas.


“El sistema del escrutinio falló. Por ejemplo, en la relación de votación, sólo se adjudicaba el voto al partido, no se le asignaba de forma automática al diputado. Se tenía que recurrir a la forma manual”, aduce el informe enviado el pasado martes 12 a los miembros del Pleno.


Destaca que en las pruebas de verificación de huellas fueron utilizadas cédulas ficticias y se utilizó la misma huella para identificar todos los concurrentes, lo que aseguran evidencia que el equipo podría ser utilizado sin considerarlas.


Asimismo, refieren que el personal utilizado durante las pruebas no estaba suficientemente preparado para operar y orientar correctamente el proceso.


Plantean que no hubo ningún tipo de facilidad para comprobar la estabilidad y el funcionamiento de la aplicación del cómputo electoral.


En su informe, el PRM sostiene que el tiempo de la prueba que fue de tres horas no permitía evaluar el período de funcionamiento de los equipos en baterías, en relación a las 8 horas indicadas por la JCE.


Respecto al funcionamiento de la comunicación 3G de las diferentes compañías, plantea que hubo un pésimo funcionamiento.