linchamiento


El jefe de la Policía Nacional, mayor general Nelson Peguero Paredes, el presidente del Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD), Miguel Surun Hernández, así como dos jueces de Corte de Apelación y de Primera Instancia, rechazan los linchamientos de presuntos delincuentes, así como que las personas tomen justicia por sus propias manos.


Peguero Paredes advirtió que la institución no tolerará que se sigan cometiendo los linchamientos contra presuntos delincuentes y que cualquier persona que se vea involucrada en este tipo de hechos será apresada y sometida a la justicia.


Manifestó que en ningún caso se justifica que un ciudadano tome la justicia por sus propias manos y que debe dar parte a las autoridades policiales y esperar que se realice el trabajo.


Exhortó a los ciudadanos a tener confianza en el trabajo que realiza la Policía y el sistema de justicia dominicano y que ante cualquier evento que se produzca deben dar parte a las autoridades para tomar carta en el asunto.


Mientras que Surun Hernández dijo que no está de acuerdo con que las personas tomen justicia por sus propias manos, ya que a su juicio para eso existen leyes y el estamento judicial que se encargan de determinar la culpabilidad o no de una persona que en principio se sospeche cometió un crimen o un delito.


Empero, reconoce que hay algún problema en cuanto a la confiabilidad de la justicia de algunas personas que entienden que la mejor vía de hacer justicia es el linchamiento. Dijo que la ciudadanía está alterada porque no confía en el tema judicial, por lo que recurre a aplicar la justicia por sus propias manos, tras señalar que ahí es donde comienza la desgracia porque muchas veces la persona que ejecutan, no necesariamente tenga que ver con los hechos que se le imputan.


Mientras el juez presidente de la Segunda Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, Ramón Horacio González Pérez, advirtió que la justicia debe actuar firme sin contemplaciones para evitar que las personas tomen la justicia por sus propias manos, tras señalar que el irrespeto del ordenamiento jurídico nacional está minando la base de la sociedad.


Indicó que de seguir torcido el sistema de justicia podría retroceder a los tiempos de la justicia privada donde los ciudadanos se hacían justicia por sí mismos, una vez que no creerán, ni tendrán fe en el poder encargado de lucir los litigios que surjan entre los particulares.


De su lado, el juez coordinador de los juzgados de la Instrucción del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, sostuvo que tiene un criterio particular en cuanto a lo que muchas personas piensan de que los linchamientos son los resultados de deficiencia en la administración de justicia.


Indicó que eso es un absurdo, ya que son el resultado de que en muchos casos las autoridades no han actuado para detener y traducir la acción de la justicia a aquellos que piensan que tienen la justicia en sus manos.


Los linchamientos constituyen un peligro gravísimo, ya que si se deja en manos de la gente esa potestad para aplicar justicia en la forma que ellos entienden que pueden aplicarla, cualquier inocente estaría en peligro.